HIJOS O PERRHIJOS

Cada vez son mayor la cantidad de familias que eligen adoptar perrhijos a hijos humanos. ¿A que se debe esta modalidad? ¿Que beneficios trae a la salud humana?



Perrhijos

Los beneficios son varios. Se sabe que el tener una mascota en casa puede ayudar de forma terapéutica a un ser humano ya que los animales; en especial los perros puede detectar el dolor en el ser humano, ya sea dolor físico o emocional.


Reduce la sensación de soledad y aumenta la confianza, seguridad y empatía. En terapias como la recuperación en adicciones se recomienda como el segundo paso a manera de experimentar lo que es cuidar de otro y hacerse responsable de cubrir las necesidades de alguien mas y porque fomenta los sentimientos positivos así como facilitar la comunicación.


Si una persona que sufre de adicciones y esta en recuperacion, es capaz de cuidar y conservar a una mascota, está listo para relacionarse con otro ser humano.


Amar a una mascota es el reflejo de los sentimientos que se desean tener de alguien más. Ya que los animales son emocionalmente honestos, es decir, que no saben mentir, surge aún más esa necesidad de amarlos de forma incondicional porque se saber que se obtendrá lo mismo a cambio; amor y fidelidad. Reducen el temor al rechazo, ya que no juzgan, ni critican, solo escuchan, consuelan y aman.


Debido a este y otras muchas razones, esta nueva modalidad de familias en méxico han ganado terreno.


Los nuevos matrimonios se conforman de personas preocupadas por el futuro, su futuro , el del mundo y el de los demás, se preocupan por la contaminación, la sobrepoblación, la paz, las guerras y por supuesto de los animales.



Las mascotas no poseen el don de hablar, de comunicarse con los seres humanos, así que estas parejas toman en ellos el control de defender sus derechos y pelear por ellos.

Las mascotas llegan a ser como iguales en una familia por esa necesidad de protección que un humano puede experimentar; puede ser un espejo de sus emociones y llegar a ser cuidados y protegidos como desearon haber sido cuidados, amados y protegidos en su infancia. En parejas jóvenes puede ser una proyección de su futuro como padres.


Existen ciertas características en las personas que deciden elegir este modo de familia.


Aunque no está 100% comprobado, se puede deducir que las parejas jóvenes, con cierto poder adquisitivo, espacios amplios de esparcimiento en casa y con tiempo para dedicarles a las mascotas, son las que tienen mayores posibilidades de enfocarse en esta nueva moda. Normalmente son parejas que se inclinan más por las mascotas, sobre todo aquellas abandonadas, con ciertas necesidades más que aquellas de raza por las que hay que pagar.


Esta es una decisión en pareja o de manera personal, el que se quiera un hijo natural o un perrhijo, lo que si es valido es que, se desee lo que se desee, debemos estar conscientes de que no es un juego, y que aunque no pueda comunicarse tambien siente, tambien le duele, y debemos hacer todo lo posible porque su estancia en este mundo sea la más placentera que se pueda.


Para aquellas parejas que lo tomen como un entrenamiento par su futuro como padres, deben comprender que no se trata de prueba y error, deben entregarse completamente a satisfacer las necesidades del otro, ya que también es un ser vivo. nos entrega todo su amor y devoción y debemos corresponder con amor y cuidados.


Procuremos no caer en la exageración. Podemos amarlos, consentirlos y tratarlos como un igual, sin embargo creo que ya es un tanto enfermizo el realizarles fiestas de cumpleaños con disfraces y globos. Recordemos que no dejan de ser animales y que por su naturaleza algunas de estas festividades pueden alterarlos. Debemos respetar sus orígenes.


NO MÁS NIÑOS

Antes de vestirlos con ropa de humanos, comprarles lentes de sol o festejarles un cumpleaños, pregúntate ¿Realmente quien necesita de todo eso, el perro o tu?


Mantener este tipo de comportamiento hacia una mascota puede cambiar su actitud por completo, por ejemplo:

Se vuelven más dependientes, cuando el humano no está cerca, puede provocar que la mascota se vuelva asustadizo, ansioso, o le den ataques de pánico y como consecuencia puede orinar o defecar en el interior de la casa o en lugares en donde antes no lo hacía planteando así su descontento y hasta provocar la incontinencia nerviosa.

Si te preocupa que tus mascotas sean felices, dejame decirte que ellos solo necesitan comida y no morir de ser, un lugar donde resguardarse, un lugar donde poder ser ellos (animales), donde correr o jugar, atención, cariño, poder ser lo que son y no lo que un humano necesita que sea.

No descarguemos en estos seres nuestras frustraciones, si peleamos por su felicidad, seguridad y derechos o al no maltratarlos entonces también respetemos quienes son.




25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo