Al diablo con el pasado.


 

Echar una mirada al pasado es un arma de dos filos, puede ser agradable recordar momentos hermoso o puede transportarnos y anclarnos en momentos dolorosos. La realidad es que el pasado solo nos brinda un sentimiento de pertenencia, alguna vez fuimos parte de algo o de la vida de alguien.

Solemos creer que en el pasado se encuentran los mejores años de la vida, porque nos enfocamos en los momentos de diversión, de juventud, de fiesta y amigos, tal vez; o porque añoramos haber experimentado lo que otros hicieron y solo tenemos la idea de haber perdido el tiempo, sin embargo; los mejores momentos están sucediendo en este preciso instante.

El pasado ya fue, ya no se puede modificar para bien o para mal. Las coas buenas que pasaron, ya pasaron y puedo rememorar las las veces que desee, las cosas terribles que sucedieron, ya fueron y no puedo borrarlas pero si decidir soltarlas.

Debemos romper con el pasado, pero sobre todo con el pasado doloroso, con el pasado atormentado, con el pasado que nos hiere, que nos lastima porque es ese pasado el que nos inmoviliza, el que nos detiene y no nos deja avanzar hacia el éxito y la felicidad.

Si hay que describirnos, es posible que recurramos a cosas de nuestro pasado pues es donde se encuentran todas las experiencias que han moldeado a la persona del hoy.

"Yo soy poco creativa"

"Yo soy llorona"

" Tengo el peor carácter de la familia"

En realidad lo eres? O solo has decidido comprarles la idea de que lo eres?

Todos poseemos una extensa lista de "yo soy" positivos o negativos, esta vez solo concentrémonos en los negativos. Las autodefiniciones no son del todo malas, depende del enfoque y el sentido que les queramos dar.

Etiquetarnos es lo equivocado, pues es de esta forma que el ser humano se inhabilita, es una perfecta excusa para seguir igual y no cambiar, el ser deja de existir para darle paso a la "idea" que todos tienen de esa persona.

Todas suelen tener raíz en el pasado histórico del individuo. Todas aquellas que son autodestructivas vienen de estas 4 frases:

"Yo soy así"

"Yo siempre he sido así"

"no puedo evitarlo"

"Ese es mi carácter"

Estas frases son un arma para aquellos que prefieren nunca cambiar y quedarse de la misma forma, quejándose de su infortunio sin mover un solo dedo y esperando que alguien mas lo saque de ese terrible mundo.

Pero adivina, nadie puede sacarte de ahí, a menos que tú así lo decidas y hagas un esfuerzo.

EJERCICIO: Realiza tu propia lista, anota todos tus "yo soy"

Analiza aquellos que estés dispuestx a modificar. Como saberlo? Porque son aquellos que afectan tu vida, afectan tu relación con otros.

Las etiquetas se pueden dividir en dos categorías, las que nos aplican terceras personas desde que eras niñx y las otras las has elegido tú para evitar realizar algo con lo que no te sientes comodx.

" No me subo porque siempre he temido a las alturas"

Pero en realidad no lo sabes, porque no lo has intentado, te ha ganado el miedo a lo desconocido y preferiste adquirir una etiqueta de "miedo a las alturas". Has ocupado esa etiqueta por tantos años que ya te la creíste.

Si realizaste este ejercicio; hazte cargo de los que quieres y deseas cambiar. Puedes comunicarte con nosotros si deseas hacer un cambio en tus comportamientos y en reprogramar tu mente para caminar hacia el éxito y la felicidad.

 

Si deseas saber más acerca de este y otros temas déjanos tu like y comentario en nuestras redes sociales.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo